Yoga o pilates: claves para elegir la modalidad más adecuada para ti

Yoga o pilates: claves para elegir la modalidad más adecuada para ti

lunes, 26 de marzo de 2018

¿Estás buscando un deporte que te ayude a sentirte bien en cuerpo y mente? ¿Quieres encontrar la actividad idónea para relajarte y  fortalecer el cuerpo? Si aún no has practicado yoga o pilates, seguramente puedas confundir estas dos disciplinas. Y es que, en realidad, tienen mucho en común. Pero no nos equivoquemos, también tienen muchas diferencias y cada una de ellas aporta unos beneficios particulares.

Por eso, es bueno saber en qué consisten y qué ventajas se obtienen con sus ejercicios. Después, ya podrás elegir la que prefieras o necesites. O mejor aún, tendrás la posibilidad de ir alternando las dos para aprovechar todo el rendimiento que ofrecen juntas. ¿Te gustaría conocer sus claves fundamentales? Aquí tienes algunas notas que te ayudarán a decidirte para practicar estas actividades en gimnasios en Alicante.

 

Yoga, una disciplina para cultivar el cuerpo y la mente

El yoga nació en la antigua India, asociado a prácticas de meditación del hinduismo que pretenden la alineación del cuerpo con la mente y el espíritu. Más que un deporte, se considera una forma de vida. Hay diferentes formas de practicarlo. En algunas se da relevancia al mantenimiento de la postura por un largo tiempo, mientras que en otras se hacen ejercicios más dinámicos. Las clases normalmente terminan con un pequeño momento de meditación, en el que se busca encontrar la relajación y la paz con uno mismo.

 

Principales beneficios de practicar yoga

- Mejora la fuerza, la flexibilidad, la coordinación y el equilibrio, tanto en el cuerpo como en la mente.

- Mejora las articulaciones, a través de los estiramientos y del mantenimiento de poses estáticas.

- Al hacer los ejercicios se contribuye a la limpieza y desintoxicación de los órganos.

- Se reduce notablemente la tensión y el estrés, mediante los ejercicios de respiración.

- El metabolismo y la digestión mejoran a medida que se avanza en la práctica de la actividad.

- Se consigue regular la presión arterial y reducir el ritmo cardiaco.

- Se fortalece el sistema inmunológico.

 

Pilates, un método para el fortalecimiento general del cuerpo

La aparición del método pilates es mucho más reciente. A principios del pasado siglo XX se inventó como un método de fortalecimiento del cuerpo y rehabilitación, en el que también se va produciendo un dominio mental. Variantes de pilates hay muchas, y en algunas se pueden introducir máquinas. Se trabaja sobre todo la zona central del cuerpo y se busca lograr que la columna vertebral sea más flexible, lo que equivaldría -según su creador Joseph Hubertus Pilates- a un signo de buena salud.

 

Principales beneficios de practicar pilates

- Mejora el equilibrio y la postura mediante los ejercicios de fortalecimiento, destinados en gran parte a estabilizar la columna vertebral. Como los músculos de la base y la parte posterior se hacen más fuertes, se consigue controlar los dolores de espalda.

Los músculos se hacen más fuertes sin agregar volumen, por eso lo practican muchos bailarines y atletas. Lo primero que se hace con los ejercicios es relajar los músculos que estén en tensión y a partir de ahí se fortalecen.

- Se logra una mayor flexibilidad, así como el reequilibrio del cuerpo.

- Ayuda a perder peso, porque favorece la pérdida de grasa corporal y  aumenta el gasto de calorías.

- Sirve de ayuda para curar o disminuir algunos dolores crónicos.

 

7 beneficios que tienen en común ambas disciplinas

Como hemos visto, hay beneficios que se repiten en estas disciplinas, aunque en cada una se dé en mayor o menor grado. Pero, sobre todo, las ventajas más sobresalientes comunes a ambas son estas:

1- Benefician tanto al cuerpo como a la mente y pueden practicarlas personas de cualquier edad y condición física, ya que la intensidad se puede adaptar.

2- Mejoran mucho la respiración.

3- Ayudan a regular el estrés, el sueño y el estado de ánimo.

4- Incrementan la flexibilidad.

5- Se producen importantes mejoras en la postura corporal.

6- Favorecen el desarrollo del tono muscular.

7- Reducen la fatiga causada por distintos trastornos como el dolor crónico, el cáncer o la depresión.

 

A modo de conclusión podríamos decir que el yoga se decanta más por el lado espiritual y el pilates por el plano más físico. Aun así, las dos disciplinas contienen ambas vertientes y como son complementarias se pueden combinar a la perfección.

Empieza ya a disfrutar de esta forma tan relajante de hacer ejercicio y no tardes en comprobar sus infinitos beneficios para el cuerpo y la mente. ¡Es fantástico sentir cómo te ayudan a mejorar tu día a día!

deporcentros.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su servicio. Si continúas navegando aceptas su uso. Más información en Condiciones, Privacidad y Cookies. ×